diumenge, 23 de setembre de 2012

¿Por qué el islam parece reñido con el humor?, artículo de hoy en El Periódico

El Periódico publica hoy la opinión de cuatro expertos analizando las manifestaciones antioccidentales en gran parte de los países musulmanes por el vídeo "La inocencia de los musulmanes" Recogen la mía junto a las de Marc Marginedas, Rafael Vilasanjuan y Carlos Elordi.

 ¿Por qué el islam parece reñido con el humor?
Said El Kadaoui
En el año 2009, la editorial Pagès Editors tradujo uno de los libros del teólogo musulmán Mohamed Talbi , Reflexions d’un musulmà contemporani. Este historiador del mundo islámico y exégeta del Corán afirma, entre otras cosas, que el futuro del islam reside en su capacidad de asimilar la modernidad. Y aboga por perder el miedo y poder encontrar en los valores occidentales correspondencias con los del mundo musulmán. Defiende también que los musulmanes deben participar en la construcción de la modernidad porque oponerse a ella ha resultado ser un fracaso. Y para eso, sentencia, hace falta una libertad total, una libertad de pensamiento sin tabús. Y, lo más importante: esta actitud no se contradice, en su opinión, con lo que dice el Corán: «No debe haber ninguna coacción en la religión» (sura 2, versículo 256). 
El islam, por supuesto, no es solo el de Talbi , pero conviene recordar de vez en cuando que, según muchos estudiosos del Corán, también es eso. La cosa es muy compleja y podríamos finalizar esta primera parte de este breve artículo recordando que el intelectual y actual presidente de Túnez, Moncef Marzouki, tiene un libro traducido al castellano por Asimétrica Editorial, El mal árabe, donde habla de siete tipos de islamismo: desde el de Erdogan hasta el de Bin Laden (esquematizando mucho).

 EL ODIO COMO COHESIONADOR / Resumiendo: el islam es una religión que, como mínimo, se presta a interpretaciones muy diferentes y contradictorias entre sí. La piel fina la tienen los literalistas, los fanáticos. Y resulta ocioso decir que a estos el humor y la crítica no les gustan. Como también que no desaprovecharán ninguna ocasión paraatraer a más fieles a sus filas. Una de las reglas psicológicas básicas es la siguiente: cuando se tiene un enemigo claro al que odiar, la cohesión del grupo aumenta y la autocrítica desaparece.
 Y, finalmente, y ya mirando a nuestra orilla, hay que recordar lo que decía Edward Said sobre la cobertura informativa que se hace del islam. Sistemáticamente se desdibuja lo que nosotros hacemos y se destaca, en cambio, lo que los musulmanes son por su defectuosa naturaleza. ¡ Nosotros solo defendemos la libertad de expresión! (
y yo me lo creo).

 PSICÓLOGO Y ESCRITOR

(Pincha aquí para leer los otros artículos)

 ¿Qué dice el islam sobre la representación de Mahoma?
Marc Marginedas
La furibunda reacción en parte del mundo islámico tras la difusión de un tráiler ofensivo con Mahoma y también tras la publicación de una corrosiva portada en una revista satírica ha vuelto a generar interrogantes en Occidente sobre la tolerancia de la religión de los musulmanes. Un viejo tema que recupera actualidad. EL PERIÓDICO ha planteado cuatro de estas preguntas a cuatro analistas de política internacional y conocedores del mundo árabe.En el año 630 de nuestra era, el profeta Mahoma, al frente de un ejército de 10.000 hombres, entró victorioso en La Meca, su ciudad natal, tras haber pasado ocho años refugiado en Medina, localidad a 340 kilómetros al norte, que lo acogió, protegió de las amenazas a su vida y ungió como líder religioso y político. Y lo primero que hizo el mensajero de Dios cuando puso el pie en la capital caravanera de Arabia, de la que huyó precipitadamente en el año 622 por difundir una nueva fe religiosa basada en la existencia de un solo Dios, que entraba en colisión con el politeísmo oficial practicado por la élite local, fue destruir todas las estatuas de dioses paganos situadas en el interior y alrededor de la Kaaba, hoy el santuario más venerado por los musulmanes. Al actuar de esta forma, el profeta del islam no solo reafirmaba que únicamente existía un Dios al que adorar, sino que ningún artista podía competir con la divinidad en la creación de seres reales.
 Por lo general el arte islámico evita representaruras humanas, pese a que la religión no lo prohíbe expresamente, precisa el escritor marroquí Tahar Ben Jelloun . Sí esta vetada «la representación de la idea de Dios» y de su «último mensajero», el profeta Mahoma. La explicación es simple: «Representarlo sería reducirlo a una imagen forzosamente incompleta, torpe e incluso errónea».

 CONTRA LOS ÍDOLOS / Existen representaciones dibujadas del profeta, aunque han sido raras y mucho más comunes en el chiísmo que en el sunismo, que lo rechaza frontalmente. En ocasiones, se le ha representado sin rostro, con la cara velada o con forma de lengua de fuego, intentando certificar así que la caligrafía humana jamás podría hacer justicia al mensajero de Dios, y siempre y cuando no pudiera ser confundido con una imagen a la que idolatrar.
 No existe en el Corán ninguna prohibición formal de dibujar a Mahoma, aunque sí en varios hadith , dichos o acciones atribuidos al fundador del islam, que clarifican las sagradas escrituras y constituyen fuente de jurispridencia. Pero, tal y como responde la página www.webislam.com a la pregunta de un internauta, «la asociación de imágenes con Dios y los profetas es, al fin y al cabo, una forma de crear ídolos». Y la gran novedad que aportó el islam fue «la destrucción de los ídolos que prevalecía en el seno del politeísmo».






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada