diumenge, 29 d’abril de 2012

MIRADES CREUADES EN ALACANT: ¿Por qué un hombre que se llama Saïd escibe en catalán? Porque un Saïd puede ser catalán y europeo

El ciclo de escritores "Mirades Creuades" se propone indagar, en primer lugar, entorno a la información sociocultural que contiene el texto narrativo, teatral y poético; en este sentido, presentaremos el libro Prácticas de la Antopología Literaria. Prosa, Teatro y Poesía, de José Luis Caramés y Dulcinea Tomás. Asimismo, para completar esta introducción a la antropología literaria, contaremos como autores invitados con Abderrahman El Fathi (Tetuán, 1964) y Saïd el Kadaoui Moussaoui (Beni Sidel, 1975). Abordaremos así un fenómeno artístico y textual que ocurre en el Mediterráneo, cuyo origen y trayectoria (migraciones) tiene a África como referente omnipresente. Con estas participaciones, pretendemos dar a conocer las escrituras hispánica y catalana que se realizan tanto en Marruecos como en Cataluña, como fruto de los procesos migratorios, ejemplificadas en las obras de estos escritores, y que suponen la convergencia entre el mundo hispánico, catalán y el magrebí.
La presencia de los mencionados autores nos permitirá analizar las relaciones de las literaturas, española, catalana y francesa, con la literatura magrebí, tanto por lo que se refiere a temática como a la producción y recepción de los textos.
 Un català de soca-rel, gairebé (Un catalán de pura cepa, casi) no es sólo el subtítulo de la novela de Saïd El Kadaoui Moussaoui, también es su intento de definir su propia identidad y el eje de su última novela, donde expone su visión “desde la periferia”.

Este escritor y psicólogo, de origen marroquí, que vive desde hace muchos años en Cataluña y que escribe en catalán y castellano, ha participado hoy en el encuentro de Miradas Cruzadas, que se ha celebrado en el Salón de Grados de la Facultad de Filosofía y Letras de la UA, con la presencia de la vicerrectora de Extensión Universitaria, Josefina Bueno.


El Kadaoui Moussaui ha explicado el complejo camino hacia la construcción de su propia identidad, una identidad que él ha definido como “porosa”. “No es fácil ser marroquí en Cataluña, en Europa, en España”, ha dicho Saïd El Kadaoui Moussaui, quien, no obstante, ha rechazado el victimismo porque “La mirada de los otros te esclaviza y también te puede ayudar”.


Para él, su identidad comporta “nacer en un sitio, vivir en otro y amar los dos”. Por eso, ha lamentado los “extremos;: del burka a Le Pen”. Estos extremos, ha lamentado, “son los que condicionan los debates y ocupan los titulares”.


“¿Por qué un hombre que se llama Saïd escibe en catalán?. Porque un Saïd puede ser catalán y europeo”, ha dicho él. Desde su punto de vista, éste es el reto del cara al presente y al futuro”, el de aceptar que las identidades no son ideas cerradas y que pueden ser múltiples.


Por estos motivos, este escritor es “casi catalán” porque en este “casi” él encuentra “connotaciones más positivas que negativas”. La frase, que toma del libro El Buda de los suburbios, de Hannif Koureshi, es para él “una ventana que da aire fresco” porque la identidad “no ha de ser una sola cosa, un bloque de hormigón”, sino que se construye. Este “casi es algo que queda pendiente siempre y te permite continuar siendo”.


Esta posición, según ha dicho, la mirada “desde la periferia” permite ver “mejor el mundo, reensarlo”.


Todas estas ideas en torno a la identidad se han reflejado en el libro Cartes al meu fill. Un català de soca-rel, gairebé, escrito de forma “mabale, irónica”, pero también con una cierta “amargura”

                    

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada